lunes, 3 de abril de 2017

Un tercio de mi mitad (II)

Buenos días bonitas!

Lo prometido es deuda:

Este post sigue el del ayer, si no lo has hecho ya clica aquí 

Mi madre nunca para si cree que una cosa no está bien, lleva unos años sospechando que él está mal diagnosticado (os puedo jurar que ella es una de las personas que más lee en este planeta).

 Después de mucho luchar ha conseguido que la escuchen, por pesada. Mi madre, la que me dio la vida, sí soy adoptada pero ella me ha dado SU vida,  pensó que en realidad él no tiene un trastorno bipolar, si no que tiene un cierto grado de autismo*, al final el médico la ha escuchado y después de mucho hablar le están bajando la medicación a mi mitad. 

Le bajan medicación, para ponerle la adecuada, y os vais a sorprender pero está dando muy buenos resultados, está volviendo a ser él, vuelva a ser poco a poco mi mitad. Estoy empezando a poder hablar con él, no como antes aún, pero después de casi 8 años de silencio, de tener a un robot como hermano, se agradece el ir recuperándolo, le echaba mucho de menos. 

Hasta aquí el post sobre mi hermano, espero que os haya gustado. La verdad es que es la primera vez que me abro así, la primera vez que "hablo" de todo esto a alguien a quien no conozco. Espero haber podido trasmitir lo que yo quería correctamente sin que nadie se haya sentido dolido. 

Solo quiero de decir que adorno a mi tercio de mitad. 

Un beso gigante!

* No puedo opinar sobre los grados de autismo ya que, de memento y al ser tan nuevo, no me he informado suficiente. 

domingo, 2 de abril de 2017

Un tercio de mi mitad (I)

Buenos días cara lindas,

Hoy os traigo un post largo , ya que he decidido escribir sobre mis hermanos, el motivo, los echo de menos cada día que pasa, son mi otra mitad (mis otras tres mitades jaja, somos cuatro en total) y me apetece.

Vamos a empezar por el mayor, el que comparte año conmigo mi querido A, estoy segura de que todo esto ha empezado por él. Debido a que hoy es el día internacional de autismo, me he dado cuenta de que nunca hablo de ellos.
Mi hermano, con el que me llevo un mes, yo soy la mayor. Es un amor de persona, nos hemos acompañado toda nuestra infancia, dando problemas a las abuelas y liandola, como un equipo. Mucha gente se pensaba y sigue pensado que somos mellizos, ya que nos hemos criado como tal (solo soy un mes y medio mayor que él)
Hemos roto jarrones, escondido perros debajo de la cama y pintado paredes mejor que Picasso. Pero mi hermano siempre ha sido diferente, mi mitad ha tenido que ir a logopedas, psiquiatras, no iba a mi clase ya que necesitaba clases especiales.
En lenguaje de adulto, eso que no entendía cuando éramos pequeños, mi hermano tiene un ligero retraso, además en 2009 sufrió un brote psicótico y no estaba en casa. Él estaba en Francia, lejos de mi familia lejos de mí.
Me acuerdo como si fuera ayer, cuando vino mi madre llorando a despertarme a media noche, para decirme que me quedaba solo con mis otras dos mitades, porqué tenían que ir a recoger a “mellizo” que estaba muy mal. Me lo contó todo, morí en aquel momento, pero no podía llorar entonces ya que mes estaban mirando los dos pequeños que no sabían lo que estaba pasando, más allá de que nuestro hermano estaba mal. Ese día me quede sola, viendo como mis padres destrizados y nerviosos se iban, y como dos pares de ojos de 6 y 11 años me miraban en busca de explicaciones, explicaciones que yo no tenía.

Ese día, ese maldito día, todo se rompió. Ingresaron a mi mitad en un hospital psiquiátrico, en el que yo nunca fui a verle escudada en la excusa de que me tocaba trabajar. Pero la verdad es que no quería verlo allí, era una manera de hacer ver que mi hermano seguía en Francia, de que mi hermano estaba bien, solo estaba en un stage de danza, que pronto estaría en casa. Eso hizo que yo me rebelara, pero este episodio os lo cuento otro día.

Le diagnosticaron trastorno bipolar, y le medicaron acorde a su diagnostico. En ese punto la lucho de mis padre se intensifico, iban y van de un lado para otro buscando el mejor psiquíatra, pagándolo de su bolsillo ya que por la seguridad social solo le toca una visita cada dos meses, cosa que hace que mi hermano no se abra ya que no que confía en él ¿lo harías tu?

Para que no quede tan largo, mañana subiré la segunda parte. 

Un beso enorme!

jueves, 9 de marzo de 2017

Personas maravillosas

El otro día estaba trabajando ( trabajo en una tienda de chinos ahora jaja) y vino una mujer que tiene dos pequeños, niño y niña. Muy simpática ella siempre, yo como no me puedo resistir a los bebés risueños siempre les hago monerías. Pero nunca había hablado en profundidad con la madre. 

NOTA: Voy a llamar a la madre N, ya que antes que madre es mujer jajaja

Pues nos pusimos a hablar sobre los bebés y pasó lo siguiente:

MamiMonstruo: - ¿Como sé llaman?

N : + D y M

MM: - Ah! Que nombres más bonitos. ¿Fue difícil?

N: ¡Mucho! Están aquí gracias a varios tratamientos de fertilidad, empece a los 28 y hasta los 33 nada. Hasta el séptimo tratamiento.

Yo me quedé a cuadros, ya que yo me refería a si les fue difícil ponerse de acuerdo en los nombres de los peques. Pero no tengo ni idea de lo que me paso por la cabeza, pero cuando me dí cuenta le estaba contando todo mi trayecto. Y me encantó, me sentí muy muy cómoda con ella. 

Adoro a la gente que se puede llevar todo esto con tanta naturalidad, incluso después de conseguirlo. Me dio mucho ánimo, le dí cuatro fechas aproximadas de mi próximo tto y dice que se pasará por la tienda a ver que tal lo llevo. Es un sol de chica.

Me despido con un "Quiero verte ocupando toda la acera con tu barriga, y en el parque. Dentro de unos meses" Y por primera vez en mucho tiempo no me molesto el comentario. O a lo mejor es porque este tratamiento es/será el séptimo jajaja